Tropicalizar el producto: estrategia esencial

Tropicalizar el producto: estrategia esencial

Hace unas semanas María, una alumna guatemalteca del MBA Executive en Oviedo, se refirió a la adaptación del producto a los entornos con el término tropicalizar. El resto de los alumnos y yo nos quedamos mirándola esperando a que nos explicase cuál era el significado de la palabra y por qué la había utilizado en ese momento. Nos gustó de tal manera que la estuve utilizando el resto de la clase para referirme al estudio del entorno (PESTe). He estado estudiando la palabra y no es tan común como en un principio preveía. Aunque más allá de internet y “literando” en ratos libres Julio Cortázar, en su libro “La vuelta al día en ochenta mundos”, utiliza este término para referirse a  la manera de actuar con ciertos elementos para combatir los efectos de hongos y humedad en el trópico.

Tal día como hoy se dice que nació Jesús y es curioso cómo podemos rellenar noticias en los medios de nuestro país con el debate de si había o no mula y buey en el portal de Belén y, sin embargo, no nos preguntemos en qué época realmente nació Jesús, que ni fue en invierno ni mucho menos en estas fechas: el 15 de Octubre los pastores palestinos guardan sus rebaños por frío y nunca dormirían al raso tal y como nos cuenta la Biblia. Y mucho menos María estaría yendo a un empadronamiento, cuando la administración romana lo hacía en los meses de primavera-verano. Y cómo no nos preguntamos este tipo de cosas, tampoco nos preguntamos por qué hoy hacemos regalos y poco a poco nos vamos olvidando de los Reyes Magos en países mediterráneos como el nuestro.

Santa Claus

Santa Claus

En 1863, durante la guerra civil norteamericana, había escasez y en las familias del Sur se decía a los niños que no había regalos porque ni siquiera Santa Claus podía romper el bloqueo de los yankees. Quizá para incidir en esta terrible idea, a Thomas Nast se le ocurrió dibujar a Santa Claus tal como se lo imaginaba en un semanario llamado Harpers’s Weekly, ofreciendo regalos a los soldados del Norte. Se trató de una imagen propagandista pues se ve a Santa Claus sujetando un muñequito que representaba a Jefferson David, Presidente de los confederados, quien fue un líder enemigo.

Pero si hay algo en lo que quiero hacer hincapié es el segundo momento de Santa Claus y que  está relacionado con Coca Cola. En 1930, sus directivos estaban preocupados por no encontrar la solución para romper la estacionalidad de su consumo. Para hacer que esta bebida se consuma también en Navidad llamaron a un brillante ilustrador llamado Haddon Sundlom, quien creó el poster de un Santa Claus cocalizado. Sundlom varió la vestimenta al colocarle un abrigo ”rojo Coca Cola”. Esa estacionalidad que consiguió romper Coca-Cola gracias a un elemento brillante de marketing como es la figura de Santa Claus es, sin duda, un gran ejemplo para que pensemos en la tropicalización de nuestros productos: definir claramente cuál es el momento de venta de nuestro producto y en qué lugar lo voy a vender; de ello dependerán todas nuestras estrategias de marketing, de ventas, de producción y de recursos humanos. Entornar, tropicalizar o generar el PEST es, sin duda, clave para encajar las piezas del rompecabezas del estudio de mercado de nuestro producto. Si innovando o copiando generamos y creamos negocios, productos y servicios sin tener en cuenta lo que hemos hablado, estaremos actuando dependiendo de los nichos comunes que hayan en cada zona geográfica. Sin embargo, si adaptamos el producto al lugar, obtendremos más clientes que tengan en común la necesidad del servicio en cuestión.

No es mejor o peor estrategia tropicalizar o estacionalizar o no el producto. Pero sí es mala estrategia no decidir cuál va a ser la correcta y hacer todos los movimientos en base a esa decisión. Si Ferrero Rocher vende sólo en Navidades es tan válido como que Llaollao venda helado todo el año. Pero tanto una marca como la otra tienen claros los parámetros que hacen que se actúe de una manera o de otra. La sociedad estará dispuesta a probar la idea si está bien entornada; por eso, la Navidad tiene el éxito comercial a nivel mundial independientemente que nieve o no: nieva en los escaparates de nuestras ciudades.

¡¡Feliz Navidad a todos!!

Post escrito por Sergio Sánchez, MBA por la Escuela Europea de Negocios y Consultor Senior de Formación in company

4 Comentarios

  1. Alex

    Se demuestra una vez más que el marketing puede realizar grandes cambios en los hábitos de la gente.

    Responder
  2. Pingback: El negocio online necesita de los canales tradicionales del marketing - Blog de EEN.edu

  3. Pingback: Cómo vender la innovación: Hemav - Blog de EEN.edu

  4. Juanjo

    ¡Qué bueno! La verdad que siempre me llamó la atención lo de ferrero Rocher. Yo que me dedico a la venta de hortalizas y frutas, no me imagino poder venderlas solo en una época del año en concreto, es vendiendo todo el año, y casi no llego para pagar facturas, imagina solo vendiendo en navidad jjajja.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *