Ser empleable: cuestión de talento - Blog de EEN.edu

Ser empleable: cuestión de talento

Es una cuestión que preocupa mucho en la actualidad a millones de personas, no sólo en España, si no en todo el mundo. Las altas tasas de paro, el hundimiento de algunos sectores y las economías estancadas (sobretodo en Europa) hace que cada vez sea más difícil encontrar un empleo. Por tanto, cada vez es más difícil ser empleable ya que hay poca oferta para mucha demanda de empleo. Si además tenemos en cuenta que la economía está cambiando y que la globalización e Internet han modificado las reglas del juego, no nos queda otra que cambiar y asumir que muchos empleos que hasta ahora existían han desaparecido o desaparecerán. ¿Cómo adaptarnos a esta situación y ser empleables?

Lo primero que tenemos que decidir es si vamos a vender trabajo (horas) o talento, independientemente de si lo vamos a hacer por cuenta propia o ajena. La pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿Voy a resolver problemas y aportar valor a mi empresa? ¿O voy a buscar un trabajo en el que mi aportación, aunque añada cierto valor, no es diferencial ni insustituible? Cada vez se tiende más a demandar trabajos intensivos en talento, en los que ya no prima que estés 8 horas o 20 en tu puesto de trabajo si no que lo que realmente va a importar es el resultado diferencial que puedas lograr para el negocio. Estos trabajos son los que mejor remunerados van a estar y los que se demandarán después de este cambio económico.

Los trabajos “mecánicos” que aportan poco valor o que son auxiliares (necesarios para el funcionamiento de la empresa, pero que no aportan beneficios) seguirán existiendo, no van a desaparecer. Muchos seguirán existiendo pero la remuneración no será alta. Será difícil volver a ver sueldos estratosféricos por poner ladrillos o dar paso en una carretera en obras. El mileurismo ha llegado para quedarse no porque los empresarios sean gente sin escrúpulos o demonios indomables si no porque esos trabajos no aportan el valor que aportaban antes y que, a medida que avance la tecnología y la sociedad, serán menos necesarios.

Yo, por si acaso, escogí aportar valor y reinventarme cada día vendiendo talento y no horas haciendo lo que me gusta ya que en su momento aposté por mi y me formé. Si quieres ser empleable escoge a qué dedicarte independientemente de la remuneración y dedícate a ello, formándote si es necesario. Si lo que haces te gusta lo harás bien, te apasionará y obtendrás resultados extraordinarios que alguien (seguro) comprará. Serás capaz de explotar tu talento y dejarás de pensar en cuando te vas a jubilar, en cuanto falta para irte a casa, en huelgas y demás excusas.

Post escrito por Rubén Martín, MBA por la Escuela Europea de Negocios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *