Operación WhatsApp: ¿una buena decisión estratégica de Facebook? - Blog de EEN.edu

Operación WhatsApp: ¿una buena decisión estratégica de Facebook?

La semana pasada se produjo una de las compras del año en el sector tecnológico: Facebook compró el servicio de mensajería instantánea WhatsApp (¿O es una red social?). El precio ha sido considerado por muchos como excesivo: 19.000 millones de dólares que se abonarán en acciones de la red social (12.000), 4.000 en metálico y 3.000 en acciones restringidas para los empleados que se entregarán en los próximos 4 años. Cada usuario le ha costado a Zuckerberg unos 30 euros. ¿Será rentable esta adquisición? ¿Qué motivos estratégicos han provocado esta operación?

Al comprar la aplicación, Facebook consigue sus 450 millones de usuarios activos al mes con sus datos (números de teléfono, cuentas bancarias, etc.) y un crecimiento de 1 millón de usuarios al día. El 70% de los usuarios utilizan la app a diario (el 62% de los usuarios de la red social también usan WhatsApp), lo que representa un engagement y un porcentaje de uso mucho mayor que el que tiene la propia Facebook.  Además, el público es mayoritariamente joven, con presencia importante en Europa y Latinoamérica, y se prevé que los usuarios de mensajería instantánea siga creciendo de forma muy interesante en 2014, pasando de los 1.000 millones de usuarios en 2013 a los 2.000 a finales de 2014, el doble nada menos.

Facebook Mesenger vs. WhatsApp Messenger

Sin embargo, también surgen algunos interrogantes con la compra, como qué pasará con la privacidad de los usuarios y si se insertarán anuncios, algo que hasta ahora ni se planteaba la dirección de la app ya que el servicio, aunque empezó siendo gratuito, ahora es de pago (1 dólar por usuario y año). La propia dirección ha desmentido rotundamente que se vayan a hacer cambios y que se mantendrán completamente independientes, manteniendo el servicio de pago y la privacidad pero, viendo lo que pasó con Instagram (se dijo lo mismo y Facebook cambió la política de privacidad), los usuarios y el mercado dudan de que así sea.

La decisión de Facebook de comprar WhatsApp puede tener varios motivos. Además de quedarse con los datos de los usuarios y aumentar su dominio (más usuarios), la red social necesitaba reforzarse en la batalla por el móvil (donde la app tiene un papel muy relevante) y volver a “enganchar” al público joven (que lo estaba perdiendo), tras ver cómo no ha sido capaz de lanzar productos realmente interesantes en este ámbito (fracaso en el lanzamiento de su propio smartphone y con Poke, una copia de Snapchat).

Está claro que los servicios de mensajería instantánea (WhatsApp, Line, Telegram…) se están adueñando del entorno móvil porque, además de cargarse los SMS, amenazan con adueñarse de parte del pastel que tienen las redes sociales. Cada vez hay más usuarios que utilizan estas aplicaciones para una comunicación directa y personal, con un alto nivel de privacidad y que resultan realmente efectivas y sencillas. Facebook no podía quedarse fuera de ese entorno en auge, ni dejar que otra compañía (Google, principalmente) la adquiriera y la dejara fuera de juego.

Respecto a las transformaciones que puede sufrir WhatsApp, creo que Facebook va a utilizar la app para complementar sus servicios y le interesa mantenerla al margen de la red social. Además de tener ya ingresos con un modelo que de momento funciona (suscripción de pago), podría diversificarse y buscar competir con aplicaciones de mensajes efímeros tipo Snapchat (que ya quiso comprarla Zuckerberg), Whisper o Secret, que están creciendo exponencialmente en Estados Unidos, o introducir publicidad mediante mensajes Push, permitiendo a las marcas llevar al usuario una publicidad directa y personalizada, como ya está haciendo Absolut en WhatsApp o Line con diferentes empresas.

En mi opinión, la compra de WhatsApp es muy positiva para Facebook que ahora tiene el reto de rentabilizarla (no va a ser fácil viendo lo que se ha pagado por ella). Es una operación arriesgada pero necesaria viendo que las redes sociales están siendo (en parte) sustituidas en el entorno móvil por este tipo de aplicaciones, que son las verdaderas redes sociales móviles. Además, debía protegerse de otros gigantes como Google y dar un golpe encima de la mesa haciendo una adquisición fuerte para convertirse en un gigante de verdad, más aún tras el fiasco de sus servicios y la compra de Snapchat. Me recuerda mucho a la operación que hizo Google comprando Youtube hace unos años. ¿Os parece acertada la decisión?

Rubén Martín

Rubén Martín

Post escrito por Rubén Martín. Online Marketing Manager, MBA por la EEN y profesor de personal branding.

4 Comentarios

  1. usuario de facebook

    A mi como usuario de facebook y whatsapp me parece mal dicha compra porque facebook y google se van a apoderar de todo,cada dia tenemos menos privacidad.

    Responder
  2. Alberto

    Si es por mejorar bienvenido sea 🙂

    Responder
  3. Rubén

    Para mi la privacidad ante todo por eso prefiero a telegram o Snapchat que tienen muy en cuenta esto

    Responder
  4. Martín Ramirez

    Creo que es una buena idea que facebook intente meterse en ese mercado, ya que se amplían las posibilidades de un mejor servicio a los usuarios.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *