Las profesiones van y vienen, queda el profesional - Blog de EEN.edu

Las profesiones van y vienen, queda el profesional

Estamos asistiendo a una crisis de empleo brutal, con millones de personas en el paro sin que se vean aún ni brotes verdes ni luz al final del túnel. Aunque la recuperación haya comenzado de manera tímida, los efectos tardarán en notarse en la economía real y el empleo tardará en recuperarse. Además de las causas económicas, la falta de empleo también se debe a que muchas profesiones están desapareciendo o siendo sustituidas mientras van apareciendo otras. Este fenómeno de ida y vuelta de profesiones se irá notando cada vez con más fuerza por la velocidad que está adquiriendo la economía, dónde la información fluye cada vez más rápido gracias a Internet.

Profesiones

La velocidad de la información conlleva que la innovación se dé cada vez con mayor rapidez, lo que está llevando a que la tecnología abarque cada vez más tareas, de forma más rápida y las realice de forma más eficiente. Dónde antes había una persona metiendo datos en un fichero, ahora tenemos una aplicación que lo hace de forma automática. Dónde antes había alguien que se encargaba de barrer, ahora barre un robot. Dónde antes hacían falta mozos de almacén, ahora hay toda una serie de aplicaciones y robots que gestionan y mueven mercancías. Esto no es nuevo: ya ocurrió en la revolución industrial con la llegada de nuevas tecnologías que hicieron desaparecer oficios y crearon otros nuevos.

Las profesiones de carácter mecánico van siendo sustituidas por máquinas, robots o aplicaciones mientras que los profesionales que se dedicaban a ello han tenido que evolucionar y/o cambiar de oficio, hacia otras ocupaciones menos mecánicas y más creativas y necesarias, que siguen aportando valor. Las nuevas profesiones poco tienen que ver con habilidades mecánicas y sí con habilidades técnicas, de diseño, creativas, sociales, de liderazgo, etc. Aún así, incluso esas nuevas profesiones cambian a gran velocidad y la formación continua y el reciclaje es cada vez más necesario.

El trabajo para toda la vida, tan arraigado en nuestras sociedades, está desapareciendo. La evolución de los contratos laborales hacia contratos más temporales y mercantiles no es casualidad ni únicamente como consecuencia de una reforma laboral o coyuntura económica, sino de otra manera de entender el trabajo, una transformación que estamos viviendo paralelamente a la situación de crisis. Con este panorama, en el que las empresas y los profesionales quedan obsoletos en relativamente poco tiempo, nadie contrata de forma indefinida a alguien si no es un profesional clave para la empresa, que aporte valor real y sea capaz de adaptarse y cambiar en función de lo que demanda el mercado.

Si una empresa tiene que adaptarse al mercado con rapidez para no quedarse fuera del mercado, es lógico que también los empleados lo hagan porque, al fin y al cabo, los profesionales también somos “empresas” más allá del tipo de contrato que nos una con nuestro empleador-cliente. Muchas personas que hoy no tienen empleo es porque en estos momentos no pueden aportan valor, y esto es un drama que hay que corregir con la redefinición de esos profesionales y su reciclaje, que deben ser acordes a lo que demanda el mercado, pensando en qué talentos poseen y cómo aportan valor a la sociedad. Esperar a que la situación económica cambie para encontrar empleo no es una buena solución: quizás muchas profesiones que hace 5 años eran necesarias ya no vayan a serlo nunca más o, al menos, no de la forma que se necesitaban entonces. Las profesiones vienen y van pero al final quedan los profesionales que saben adaptarse a los cambios y utilizar su marca personal para comunicar y vender su valor diferencial.

 

Rubén Martín

Rubén Martín

Post escrito por Rubén MartínOnline Marketing Manager Freelance. Es responsable de marketing y negocio en LechazoCharro.es, profesor de Personal Branding y MBA por la EEN Business School.

1 Comentario

  1. Pingback: Personal Branding para encontrar empleo | Blog de EEN.edu

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *