La importancia de la interacción social en el aprendizaje (I)

Desde que nacemos interactuamos. Crecemos y nos desarrollamos interactuando. Nuestra vida es una interacción. Las teorías sobre el aprendizaje han empezado a tener en consideración, en los últimos años, el grado de importancia de la interacción social entre las personas y las organizaciones, al mismo tiempo que las que se producen dentro de cada una éstas, como proceso fundamental para cumplir con los objetivos de cualquier empresa.

Aprendizaje

Aprendizaje

Actuamos en un mundo social, que no es una redundancia, sino una realidad. Pero que después de tanto “determinismo tecnológico” que había “arrinconado” a los recursos humanos como un factor casi menor de los que mueven la economía del mundo, por fin, a partir del proceso de globalización se producen dos fenómenos simultáneos: en primer lugar, la consideración del capital humano como pieza clave de la innovación y el crecimiento y, en segundo lugar, la revolución de la forma en que se desarrolla e integra el conocimiento dentro y fuera de las organizaciones: la gestión del conocimiento.

Hoy queremos ir más allá, porque la gestión del conocimiento es cómo sacar partido al conocimiento tácito y explícito de las organizaciones. En cambio, la revolución del conocimiento (las nuevas tareas de aprendizaje) pasa por la incorporación necesaria de la transformación que las NT’S determinan en lo que llamamos “construcción del conocimiento”.

Tenemos que tener en cuenta los siguientes factores a nivel social:

1º El conocimiento tiene una dimensión social.

No se puede entender el conocimiento sin la interacción de las personas y su entorno. Sea éste más o menos agresivo con los individuos, la interacción existe y no se entiende el concepto de sociedad ni de la acción individual o colectiva de las personas, sin dicha interacción. Por tanto, el aprendizaje es una consecuencia directa de la interacción entre las personas.

2º El aprendizaje colectivo sustituye al individual.

La aceleración en la incorporación de las NT’S ha transformado los métodos y procedimientos dentro de las organizaciones, en cuanto a los mecanismos de aprendizaje. Pasando desde una incorporación de conocimientos de cada persona (aprendizaje individual) dada la mejora que representaba dicha tecnología, hasta la transformación que produce en la forma de trabajar de las organizaciones, en un tránsito ese conocimiento desde lo individual a uno de tipo grupal: el conocimiento colectivo que representa a su vez, dentro y fuera de la organización (en la sociedad en su conjunto), quizás la más importante revolución que se ha producido desde la época industrial.

3º La acción humana conjunta acelera la creación de conocimiento potenciando el aprendizaje.

Los equipos de trabajo son el más claro ejemplo del cambio producido en las organizaciones, pero que siempre se refiere a ellos desde el punto de vista de la productividad en el trabajo y del alto rendimiento, así como de un necesario liderazgo de equipo para cumplir adecuadamente con los objetivos prefijados. Pero la esencia de esta notable mejora en la eficacia personal y la eficiencia operativa de cualquier organización, es porque la auténtica revolución proviene de un aprendizaje casi automático que surge de un grupo humano que interactúa con un fin determinado: gestiona el conocimiento y lo integra a sus habilidades.

Pero a su vez, el aprendizaje conjunto ha provocado, gracias a la moderna gestión de RRHH, una revolución aún mayor: la liberación de las ataduras para que el conocimiento no solamente fluya sino que se cree nuevo conocimiento porque, al liberarlos de un exceso de normas aflora todo el talento, es (en definitiva) lo que distingue a una organización líder de las que no lo son.

Si se parte de la Teoría de la Cognición, se considera que el aprendizaje es una actividad situada en un contexto determinado y dotado de procesos inteligentes (inteligible). Es, por tanto, inexorable que el aprendizaje se produzca dentro de este o cualquier otro contexto. Lo que sí es seguro es que no puede descontextualizarse el conocimiento y el aprendizaje de la interacción social.

Desde la óptica de la antropología, si nos atenemos a las investigaciones de Jean Lave y Etienne Wenger, el factor que caracteriza al aprendizaje surge de las propias comunidades de individuos (grupos y/o equipos en las organizaciones), ya que aprender se logra en función de formar parte de una comunidad. Se produce un cambio en la unidad de análisis, ya que se pasa del contexto del individuo al del grupo (comunidad). Esta transformación implica un cambio en el que el aprendizaje se materializa como “el desarrollo de una identidad como miembro de una comunidad y llegar a tener habilidades de conocimiento como parte del mismo proceso” (Lave y Wenger, 1991). A éste último se lo denomina “de participación periférica legítima”, puesto que el nuevo miembro de la comunidad se mueve de la periferia hacia el centro pudiendo llegar incluso a ser más activo y a comprometerse con la cultura y, por ello, asume una nueva identidad.

En las comunidades, de hecho, no puede diferenciarse lo que es el desarrollo de la identidad del que corresponde al conocimiento: ambos interactúan de manera simultánea retroalimentándose mediante el proceso de participación que es el tránsito de la periferia al centro. En otros términos: el aprendizaje en el contexto de la comunidad posee una génesis común en el proceso creativo del conocimiento.

Autores:

José Luis Zunni es Director Edición Online ECOFIN, Miembro de la Junta Directiva de Economistas Críticos, Ponente de Seminarios de Liderazgo y Management de la EEN y Coordinador del FORO DE MANAGEMENT Y NUEVA ECONOMÍA DE LA EEN, Analista de la realidad actual y especialmente en los aspectos económicos, políticos y sociales, Experto en Management y formador de directivos y profesionales en las técnicas de liderazgo.

Eduardo Rebollada Casado es miembro de la Junta Directiva de Economistas Críticos y Consultor y analista de la realidad social, política y económica.

 

3 Comentarios

  1. Pingback: La importancia del Pensamiento Creativo y el debate abierto de ideas | Blog de EEN.edu

  2. Pingback: ¿Se puede aprender el éxito? | Blog de EEN.edu

  3. Pingback: Lecciones de liderazgo de mi hermano Paul - Blog de EEN.edu

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *