El consumo colaborativo y el transporte de pasajeros - Blog de EEN.edu

El consumo colaborativo y el transporte de pasajeros

El consumo colaborativo, impulsado por la irrupción de Uber y otras apps (como BlaBlaCar, Cabify, etc.) están poniendo en jaque al sector del transporte de pasajeros y, más concretamente, al taxi. El sector se moviliza en contra de estas aplicaciones ya que, según ellos, suponen una competencia desleal. Esta situación puede ser comparada con la que vivieron discográficas e industria del cine con la piratería en Internet, que las puso al borde del abismo. Internet y las innovaciones tecnológicas están poniendo en cuestión modelos de negocio que no avanzan acorde a como lo hace la sociedad. La tensión y fricciones de estas nuevas compañías con las tradicionales es lógica al desestabilizar el status quo que mantienen desde hace tiempo éstas últimas. ¿Es el consumo colaborativo competencia desleal o un avance para el sector del transporte de pasajeros?

Las compañías basadas en las nuevas tecnologías van a provocar un tremendo terremoto en las compañías tradicionales del sector del transporte de pasajeros: verán como se reduce su cuota de mercado y tendrán que afrontar despidos, desapariciones de empresas, ajustes, etc. Seguramente también porque muchos pícaros aprovecharán la ocasión para realizar competencia desleal con actividades al borde de la legalidad, saltándose requerimientos del transporte de pasajeros o, directamente, evadir impuestos.

Pero también va a suponer un avance que puede beneficiar a los consumidores, que podrán tener más opciones y más transparencia en cuánto a precios y servicios. Los taxis (amenazados por Uber) y los autobuses (más amenazados por BlaBlaCar) están en un mercado muy regulado, por lo que se apoyan en limitaciones legales para mantener su status quo. Son sectores dominados por unos pocos que ejercen grupos de presión para salvaguardar su posición. Las quejas de los consumidores por sus precios, su falta de transparencia, etc. hacen que el sector esté sumido en una crisis agudizada también por la depresión de la economía.

Las apps, como es el caso de Uber, proponen el consumo colaborativo, entre particulares, como alternativa al transporte tradicional y que precisamente ataca los puntos débiles de éste: es más barato, más eficiente y más transparente. Estas herramientas son capaces de masificar el consumo colaborativo (que no es nuevo, siempre existió), organizarlo y lograr que escale. Ha aparecido un nuevo competidor en el sector, un sustitutivo.

Los taxistas tienen difícil competir en precio ante particulares liberados de cargas administrativas (que suponen altos costes) e impuestos pero, aunque la tentación es prohibir este tipo de innovaciones, lo que deben hacer (como ha dicho el ministro De Guindos recientemente) es combatirlas compitiendo con ellas, es decir, adaptarse a los nuevos tiempos. Pueden competir en prestaciones y servicio, algo que no pueden dar los particulares. ¿Acaso cocina igual y con las mismas garantías un aficionado en su casa que un cocinero profesional en un buen restaurante? Los taxistas (también los autobuses) deben competir con sus armas (ventajas competitivas): confort, seguridad, experiencia, servicio… Con una buena comunicación y una mejora de la eficiencia, seguro que seguirán siendo los líderes del transporte en automóvil.

La irrupción de aplicaciones y compañías basadas en las nuevas tecnologías están agitando todos y cada uno de los sectores en los que se van introduciendo. El consumo colaborativo, con apps como Uber, va a regenerar un sector plagado de ineficiencias provocadas por su regulación que, al final, beneficiará al consumidor. Eso sí, siempre que se respeten las reglas del juego ya que tiene que haber igualdad de condiciones para todos. Habrá que regular el sector conforme a como va cambiando la sociedad, intentando poner de acuerdo a todas las partes para evitar la competencia desleal y lograr avances de los que se beneficie el consumidor.

Rubén Martín

Rubén Martín

 Rubén Martín PérezOnline Marketing Manager Freelance, responsable de marketing en LechazoCharro.es, profesor de Personal Branding y MBA por la EEN Business School.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *