Campañas virales: cuando no son tan positivas - Blog de EEN.edu

Campañas virales: cuando no son tan positivas

Las campañas virales tienen una fuerza de comunicación tremenda. Muchas marcas apuestan por ellas por ser muy efectivas: se extienden rápidamente gracias a la necesidad de compartir aquello que nos parece divertido, criticable o emocionalmente relevante en las redes sociales. Lamentablemente, a veces acaban siendo un arma de doble filo y algunas acaban siendo parodiadas o sacadas de contexto, de forma que muchas veces se utiliza para fines no muy acordes con la imagen que quiere dar la marca.  Esto nos hace reflexionar sobre si es todo positivo o si también hay una parte negativa en este tipo de campañas.

Conseguir un viral es muy difícil y, cuando se consigue, el impacto es brutal. Cualquier campaña publicitaria quiere eso. Pero a veces, en el afán de conseguir ese impacto, se consiguen efectos colaterales que no favorecen a la marca. Sin duda, la notoriedad y el reconocimiento de marca son muy notables: “a veces es mejor que hablen mal de ti a que no hablen“. Hay marcas a las que ésto les puede servir y otras, con una reputación labrada durante años, a las que no.

jean-claude-van-damme-volvo-trucks

Cuando tienes una reputación que cuidar, que te has encargado de mantenerla durante años, estas campañas virales que acaban siendo parodiadas (porque se difunden por la red, y la red es como es) no suelen ser buenas a largo plazo. A corto plazo, generan una notoriedad y reconocimiento de marca indudables que pueden generar ventas pero ¿cómo quieres que te recuerden en el futuro? ¿Podría tener un impacto negativo en las ventas futuras?

Más que buscar un gran impacto, hay que mantener una filosofía y una imagen como marca que te asegure buenos resultados ahora pero también en el futuro. No renunciar a lo que eres y a lo que te ha llevado al éxito por un puñado de ventas más que, a la postre, te pueden quitar parte de lo que tantos años llevas trabajando. Una marca o imagen se crea durante mucho tiempo; es como la confianza, se tarda tiempo en ganarla y segundos en echarla a perder.

Es difícil predecir qué va a hacer la gente con tu anuncio en la red y así poder evitar parodias y críticas que dañen nuestra marca. Por ello, en este tipo de campañas virales, hay que cuidar los detalles y seguir manteniendo la esencia de la marca y, si luego se viraliza, mucho mejor pero que sea con una imagen cuidada al detalle.

Rubén Martín

Rubén Martín

Post escrito por Rubén Martín. MBA por la EEN Business School, Social Media Manager y emprendedor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *